NAAFI cumple una década de operaciones y esta compilación marca el inicio de las celebraciones.

Cuando se trata de hablar de su origen, Alberto Bustamante, uno de sus artífices, suele decir que la anécdota es poco interesante. Tiene que ver con un impulso sencillo y casi egoísta de sus creadores: la necesidad de buscar espacios para escuchar la música que disfrutaban.

Hoy, unos le llaman colectivo, para otros es un sello discográfico que tuvo su origen en fiestas memorables, mientras que ellos siguen presentándose como “noche de ritmos periféricos” o bien como “zonas de disturbio”. Su crecimiento en estos 10 años ha sido completamente orgánico, y exponencial.

Para esta compilación, el primer gesto público de NAAFI de todo su plan celebratorio por aniversario, partieron de la premisa del 10 y reunieron a los 10 artistas más activos del sello, que además resumen los alcances globales –con tentáculos en distintos puntos del planeta— de sus actividades: hay artistas de México, pero también de Uruguay, Brasil, Japón, Argentina y Chile.

Los 10 temas del compilado son las experimentaciones sonoras más recientes de los artistas incluidos. Cada uno ejemplifica la búsqueda más reciente de estxs productorxs, la continuación de sus muy particulares visiones sobre la música orientada a la pista de baile.

El primer sencillo es también el que abre el compilado: «Oraçao (Danse e Pense)», de Lechuga Zafiro (Uruguay) ft. Linn Da Quebrada (Brasil), una colaboración que surgió en el estudio de NAAFI durante la primera visita de Linn Da Quebrada a México. Linn se dio a la tarea de improvisar sobre las bases que preparó Lechuga, que tienen una evidente influencia instrumental de las baladas rítmicas de Nigeria o Ghana. “Como para darse un beso suave”, dice Lechuga.

Fuera de ese track que llevaba cocinándose un buen rato, los demás son temas muy nuevos que cada unx preparó para esta compilación: 

«Sub Complex», un track en el que Wasted Fates (México) explora el azar y el espacio negativo, e incorpora los silencios como parte de los recursos sónicos.

«Cicatriz», en el que ZUTZUT (México) pone de lado la necesidad de hacer una pieza complaciente, y reincorpora sus exploraciones para crear narrativas profundas.

En «Humedad», Lao (México) quiso llevar la contemplación al club, consiguiendo un tema ideal lo mismo para un buen warm-up que para un after.

«Recurrent Neurotic» es la continuación del trabajo de DEBIT (México/EU) con el tribal, donde explora el “triplet” como recurso rítmico e incorpora sampleos elaborados con una inteligencia artificial conocida como Recurrent Neural Network, tecnología de machine learning estructurada con mecanismos de loops.

«Club Paraíso» es un track que Tayhana (Argentina) quiso hacer para tocar y crear una buena vibra en la pista de baile. “El mundo está tan de la verga que ahora intento hacer sonreír a la banda cada vez que toco, cero quiero malviajar, para eso ya está la calle todo el día”, dice Tayhana.

«Marchando», de Wrack (Japón), es curiosamente el tema con sonido más latino. En él, Wrack quiso verter su amistad con NAAFI, que comenzó hace un lustro, al igual que su crecimiento como productor.

«Groove», al igual que muchos de los tracks de OMAAR (México), es resultado de mezclar varios de los géneros que disfrutó en la infancia y adolescencia, como el progressive house y el tribal house, con géneros más jóvenes como el UK Funky y el hard drum.

«Ahogada» es un parteaguas en el estilo de Lyo Xs (México) —hasta hace poco conocida como OLY—. Esta vez va sobre leads raver y pads sentimentales con un BPM más rápido, orientado por completo a la pista de baile.

Y en «Ocho», Imaabs (Chile) explora ritmos usuales en las noches de club en las que suele participar, y ha incorporado voces sampleadas, un recurso que piensa utilizar en sus próximas producciones.

El arte de NAAFI X estuvo a cargo de Jusomor, diseñador gráfico de Buenos Aires que se dio a la tarea de crear un hallazgo arqueológico falso con la estrategia habitual de NAAFI: con la apropiación de un logo institucional. Esa alusión al pasado es también una invitación de NAAFI a ver hacia atrás, recapitular y redescubrirse.

naafi x

NAAFI X | Track by track:

«Oraçao (Danse e Pense)», de Lechuga Zafiro ft. Linn Da Quebrada (Uruguay/Brasil)

“Es una colaboración que surgió a través de NAAFI, durante la primera visita de Linn a México. Fue al estudio y todos los que formamos parte de NAAFI le mandamos bases y tracks para que ella pudiera grabar sus voces arriba. Ella improvisó sobre las bases que yo le mandé, según tengo entendido. El tema tiene una evidente influencia instrumental de las baladas rítmicas de Nigeria o Ghana. Quedó un track como para darse un beso suave».

«Ya conocía el trabajo de Linn, lo conocí a través de Pininga, dj de Brasil que colabora con ella. Yo soy amigo suyo. Desde siempre me interesó lo que hacía Linn, me pareció que tenía una onda superespecial. Me encantan sus videoclips. Yo soy fan de Linn en realidad. Su show me parece que está buenísimo, sus letras, su performance, sus videoclips.»

«Sub Complex», de Wasted Fates (México)

«En este track exploro cosas como el azar y el espacio negativo, y utilizar huecos y silencios en la composición como recursos sónicos, y suprimí la contundencia del ritmo.»

«Desde 2014-2015 empecé a conocer a todos [los integrantes de NAAFI] cuando me mudé a CDMX, y a partir de ahí nos hicimos amigos, y la paleta de sonidos tuvo mucha resonancia con lo que yo hago. Entonces fue una relación muy orgánica.»

«¿Qué debe tener un track interesante destinado al dancefloor? Un buen kick y un bass fuerte con buen ritmo. Lo demás viene después.»

«Cicatriz», de ZUTZUT (México)

«Es un track muy emotivo, de sanación y de cierre; creo que más que dejar algo atrás, pongo de lado la necesidad de hacer una pieza complaciente, reincorporo parte de mi exploración de crear narrativas con capas y profundidades. Creo que definitivamente mi producción va seguir siendo experimental, pero más enfocada en la música club, má hoy en día que está en extinción la cultura club.»

«Me vinculé a NAAFi porque éramos primero amigos, empezamos como familia, y creo que nuestra inquietud y hambre de cosas nuevas creó un ambiente bastante creativo entre todos los productores en algún momento. Hasta hoy muchos de los miembros son mis mayores influencias.»

«(En un track para la pista de baile) Yo creo que la mezcla es bastante importante, la progresión, y creo, en mi caso, la repetición de samples y elementos para generar un tipo de mantra.»

«Humedad», de Lao (México) 

“«Humedad» es un tema que desarrollé teniendo en mente que fuera contemplativo, pero aplicado al club, pensé en hacer varios patrones que pudieran tener distintas resoluciones. Me gusta pensar que es un tema para un buen warmup o un afterparty de esos que ya no hay.»

«Con NAAFI me dedico a estar en el estudio y hacer A&R, escuchar nuevas propuestas y demos de gente con la que nos interesa trabajar. A mí me gusta pensar que como todos mis colegas de la primera generación de artistas que editamos en NAAFI, fuimos los responsables de ese sonido club/latino/deconstruido, o como sea que se llame o catalogue, y hoy en día creo que en la escena dj underground que va desde el reggaeton hasta el footwork contienen aplicaciones del sonido NAAFI. Hoy (tras 10 años de NAAFI) mis inquietudes no han cambiado: hacer temas raros de club y producir música cercana al pop.»

«(Los tracks interesantes destinados al dancefloor) Me gusta que comiencen con intensidad y que inmediatamente generen suspenso, y en definitiva, creo que la manera en la que se hagan los remates o arreglos está la clave de qué tan efectivo será el track, por eso es que comúnmente escuchamos motifs increíbles muy desaprovechados. Me gustan los tracks largos, porque tiene más reto hacerlos.»

«Recurrent Neurotic», de DEBIT (México/EU)

«Este track es una continuación de mi trabajo con el tribal, donde exploro el ‘triplet’ como recurso rítmico, pero dentro de los marcos estéticos de la música techno e industrial. A diferencia de mi lanzamiento anterior, que partía hacia la misma propuesta, en este track incorporo voces melódicas: una línea de sintes melódicos y un bloque de sintes rítmicos. Además, tiene un motif de vox que son sampleos elaborados con una inteligencia artificial conocida como Recurrent Neural Network, una tecnología de machine learning estructurada con mecanismos de loops. El nombre del track es un juego con las metáforas implícitas en esa tecnología.»

«NAAFI es mi contexto afectivo y lo que le da un sentido a mi relación con la escena musical en Latinoamérica. Como migrante, mi relación con México siempre fue abstracta, y me toco vivirla a través de mis relaciones emocionales, con mi familia. Mi relación con NAAFI a grandes rasgos es un poco así. Mi relación individual con los artistas en México y con los colegas de América del sur influyen muchísimo en mi proceso estético, creativo, transferencia de datos/experiencias concretas. Todo eso nutre y profundiza mis reflexiones y lo que logro entender de la política y economía social de nuestro medio, la industria de la música afuera de mi realidad inmediata en EU.»

«¿Qué debe tener un track interesante destinado al dancefloor? El groove, algo que te cargue físicamente. En general lo busco en relación con el beat y los bajos, y/o con el dinamismo de tonalidad percusiva. Para mí, el ritmo y los motifs derivados de este plano de composición son los más interesantes para la dance music. Todo el trick es hacer cosas que el cuerpo no pueda resistir, y que den placer sensorial/físico más allá del pensamiento.»

«Club Paraíso», de Tayhana (Argentina)

«Es un track que quise hacer para tocar y crear buena vibe en la pista de baile. El mundo está tan de la verga que ahora intento hacer sonreír a la banda cada vez que toco, cero quiero malviajar, para eso ya está la calle todo el día. Club Paraíso es Club Latine, de este pedacito de música clubera hecha por jotxs latinxs.»

«NAAFI fue como la casa donde pude sentirme cómoda y libre para jugar con mi periferia; técnicamente soy la más lejana de todxs lxs integrantes y eso para mí fue una condición para jugar con sonidos bien sudacas y acercarlos al club. Desde que decidí venirme a vivir a México y me invitaron a ser parte del label hace 4 años, no hago otra cosa que vivir de la música, nunca más volví a trabajar de otra cosa. Si bien me la tuve que chingar trabajando el doble, también fue en gran parte por el respaldo que me dieron. Este sonido que escuchan de mi ser ahora fue cocinado desde que estoy acá, porque antes nunca había hecho música.»

«A mí me gusta mucho cuando los tracks tienen mucho carácter en cualquiera de sus variables, puede ser en la melodía o en el beat, pero tiene que tener algo en particular con lo que pueda jugar pensando en complementarlo con otro track. Un hit pone cualquiera y siempre va a estar chido, pero un buen track para jugar es otra cosa porque tiene que crear sinergia junto a otro u otros, quizás hasta es mejor para mí cuando está algo «incompleto». Los tracks son como frases que elijo para contar una historia, narrativamente tiene que tener un peso donde haga sentido tanto para mí como para el público que me está escuchando.»

«Marchando», de Wrack (Japón)

«Mi track “Marchando” está completamente lleno de mi amistad con NAAFI, que comenzó hace cinco años, así como de mi crecimiento, imaginación y el apoyo que he recibido de ellos. Hice este track con el deseo de continuar caminando con ellos.»

«Conocí a NAAFI cuando visitaron Tokio. Me reuní con ellos después de que colaboraran con una tienda de ropa, Radd Lounge. Inspirado por su gran energía, quise integrarme, no solo enfiestando, y eso me hizo crecer como productor.» 

«Groove», de OMAAR (México)

«GROOVE», junto con muchos otros tracks míos, han sido el resultado de mezclar algunos de los géneros que en la infancia y adolescencia disfruté, como el progressive house y el tribal house, por mencionar algunos, con géneros más jóvenes como el UK Funky y el hard drum, tratando de tomar elementos para crear tracks que estén dirigidos al club o pista de baile. He dejado atrás ritmos más agresivos, como el grime o los breakbeats para dar paso a esta nueva etapa del club con pistas más energéticas y agradables, porque en lo personal a mí me gusta ver a la gente bailando.»

«NAAFI, más que mi crew, son un lienzo para poder expresarme en la música, han sido un gran pilar en lo que va de mi carrera: me aconsejan, me dan puntos de vista que me ayudan al desarrollo de mi creatividad y eso lleva a que sea cada vez mejor en mis producciones. Entienden mi sonido y mi ritmo, ¡somos una gran familia! Nunca imaginé ser parte de ellos y ahora que lo soy, no desaprovecharé la oportunidad.»

«Debe tener ese groove, ese ritmo que te haga bailar inconscientemente, y que una vez que lo comprendas no pares de bailar. Ese ritmo que te haga sentir bien, que no te canse. Ese track que es de cajón, por así decirlo; uno que se diferencie de los demás, uno que te haga vibrar. Eso es lo que trato de hacer con mis producciones, aunque aún no sé cómo definir esa mezcla de ritmos.»

«Ahogada», de Lyo Xs (México) 

«Siento que el track que realicé para NAAFI X es un parteaguas en estilo de las últimas canciones que lancé. También pasó mucho tiempo para que publicara material nuevo, porque justo he estado madurando esta nueva línea sobre la que he estado trabajando. Va sobre leads raveros y pads sentimentales con kicks bajo un protocolo de un BPM más rápido, para hacerlo totalmente orientado al dance floor. Mis producciones pasadas siento que no tenía tanta confianza de tocarlas por la diferencia de estilo que había entre mis DJ sets y mis producciones. Ahora quiero unir esas dos partes, manteniendo la euforia y el sentimentalismo en mis dos facetas.»

«La primera vez que decidí mandar una canción a un label fue a Classical Trax, y con ese track me conoció Tomás Davó. Me escribió y me preguntó si tenía label o algo parecido, y me preguntó si quería lanzar algo por NAAFI. Desde ahí empezó a forjarse el vínculo que tenemos ahora. Con este track han sido solo dos los que han salido por NAAFI, y justo creo que son las únicas canciones que tengo orientadas hacia el dance floor además de la de Classical Trax. Lo demás permanece entre el sentimentalismo y mi exploración sonora, no necesariamente bailable. Ahora que ya tengo más definido lo que quiero hacer con mis producciones, se está terminando de preparar un EP que justo saldrá por NAAFI y es muy al estilo rave.»

«Ocho», de Imaabs (Chile)

«El track es una exploración con ritmos usuales en las noches de club en las que participo, puntualmente tiene un trabajo de mezcla más minucioso y he agregado unas voces sampleadas; creo que en lo siguiente para NAAFI será un recurso recurrente.»

«En términos técnicos he trabajado con la gente que más admiro en Latinoamérica; formar parte de eso: de un sonido y exploraciones características, me han abierto muchos umbrales, desde políticos a estéticos; o incluso de investigación teórica social. Las conexiones que NAAFI abre a ratos no son sólo como una marca que toma representación o voz en el primer mundo, sino que es un paradigma de influencia, de ejercicios políticos y estéticos que van más allá de simplemente un ejercicio de circulación. Es como un virus: te puede enfermar o quizá solo hacer mutar tus percepciones.»